Las semillas de amaranto han sido usadas por su valor nutricional y posteriormente, por sus beneficios para la salud.

Algunos de los recientes estudios han mostrado los diversos beneficios para la salud que proporcionan las semillas, el aceite de semillas y las hojas de amaranto. Entre algunos de ellos están reducir la presión sanguínea, el colesterol, el azúcar en la sangre y el peso; asimismo, aumenta la inmunidad, trata la anemia, desordenes del tracto gastrointestinal y es conocido por sus propiedades antioxidantes, antinflamatorias y beneficios para la piel y el cabello.