A las semillas de chía se le atribuyen 2 veces la proteína de cualquier otra semilla, 5 veces el calcio de la leche, a parte de grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega 3.

También es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas.