La manteca de cacao es una excelente opción para el cuidado de nuestra piel pues tiene la propiedad de penetrar profundamente en los distintos niveles epidérmicos, proveyendo de lozanía y brillo. Al ser un lubricante natural, previene de escaras y cualquier otro tipo de lesión dérmica.